Editar el contenido

,

Alberto Menacho, el arquitecto que apuesta por la sostenibilidad en Bolivia

Una conversación enriquecedora sobre el poder del diseño arquitectónico sostenible y su impacto en la construcción de un mundo más verde y responsable.

Licenciado en Arquitectura y Urbanismo en la UPSA, con maestrías y diplomados realizados en México y Argentina, Alberto lidera la vanguardia de la arquitectura sostenible en el país. Un defensor apasionado de la coexistencia armoniosa entre el ser humano y la naturaleza que lleva más de 15 años de trayectoria fomentando la preservación de recursos naturales en los procesos de diseño y construcción. Sus obras arquitectónicas redefinen la forma en que concebimos y habitamos un espacio, demostrando que la conciencia medio ambiental no representa ningún tipo de impedimento y, que si bien es un concepto que apareció como una tendencia, perduró como una necesidad.

¿Qué te inspiró a convertirte en arquitecto?
Yo no iba a ser arquitecto. Yo tenía que ser comunicador social, o al menos eso es lo decían todos mis test de aptitudes. Nunca he sido de pintar ni de esculturas, pero siempre me ha gustado el arte en todas sus formas. Siempre fui curioso, lector de arte, y hacía teatro, quizás esa ha sido la parte artística que me guío hacia la arquitectura. Pensé que lo más lógico era que me vaya por el lado del arte, que es lo que me apasiona.

¿En qué momento te especializaste en construcciones sostenibles?
La curiosidad inició el 2007, tres años después de graduarme, cuando asistí a un congreso de arquitectura donde unos arquitectos argentinos realizaban unos tratamientos de agua. En esa época recién estaba empezando la arquitectura sostenible y la conciencia medio ambiental, a partir de ahí, empecé a explorar. Al principio fui autodidacta, empecé a hacer cosas empíricamente, pero cometía errores, por lo que me motivé a hacer cursos en línea. Yo me iba nutriendo del Know How, pero era difícil aplicarlo porque no había la tecnología y el cliente tampoco estaba interesado. Pero se fueron abriendo los caminos y, hace unos 5 años, ya hay clientes que valoran, apuestan y arriesgan por este tipo de arquitectura.

Diseño: Gas y Electricidad S.A.
Fuente: https://www.facebook.com/albertomenachoarquitectura

¿Cuáles son los principales desafíos que enfrentas al diseñar y construir edificaciones sostenibles en Bolivia?
Primero, convencer al cliente, todo parte de ellos, nosotros como arquitectos podemos concientizar, pero no obligar. Todo pasa por la cultura y en Bolivia tenemos muy baja cultura de recursos, no hay conciencia ni valoración de la vegetación y la fauna. No nos forman para eso. El desafío es encontrar la convergencia en alguien que tenga conciencia medio ambiental, que quiera hacerlo y que tenga los recursos.
Segundo, la parte administrativa y legal, que las leyes normativas y los entes reguladores te lo permitan. Imagínense… Hasta el 2018 aún no se hablaba nada sobre temas ambientales en ninguno de los artículos del código de obras de urbanismo de Santa Cruz. Hace 3 años no había una normativa que permitiera captar energía solar con paneles, ¡era ilegal! Hoy en día, las distribuidoras permiten a las edificaciones y empresas autoabastecerse con un porcentaje límite del 40%.
Tercero, conseguir la tecnología, las empresas nacionales ahora están empezando a traerla, pero la tecnología es de afuera.
Y, por último, el Know How, no todos los ingenieros tienen la capacidad técnica para resolver los problemas en un proyecto con estas características y la gente local no siempre tiene la intención y motivación para capacitarse.

Diseño: Gas y Electricidad S.A.
Fuente: https://www.facebook.com/albertomenachoarquitectura

¿Qué consejos daría a otros profesionales que desean incursionar en la construcción sostenible en Bolivia?
Cada situación es distinta, así que aconsejar algo es difícil, pero sí que no se pierda la persistencia. Van a recibir 100 no y un solo sí, y ese hay que aprovecharlo. Yo en todos mis proyectos al menos lo intento y les propongo el proyecto sostenible y ellos van tomando lo que quieren. Riego automatizado, iluminación de bajo consumo, agua de lluvia para el inodoro, con que se incorporen 2 o 3 tópicos ya es una ganancia.
La sostenibilidad ya no es una moda, es una necesidad y se ve en la carencia de agua y el aumento de costo en la electricidad. Tenemos que cuidar nuestra casa, de lo contrario nos vamos a consumir a nosotros mismos.

¿Qué es la certificación LEED y cómo se obtiene?
Es un método para evaluar la calidad ecológica, social y económica de una construcción de acuerdo a criterios específicos del Green Building Council, una organización internacional que promueve prácticas de diseño y construcción sostenibles. Se trata de un sistema de puntos que, con un cumplimiento mínimo de créditos, se van sumando para alcanzar alguna de las 4 categorías de certificación: Certificación, Plata, Oro o Platino. En este proceso, la sostenibilidad empieza desde el diseño, luego en la forma y formato de construcción, en la entrega y, por último, en el performance. En cómo funciona. Algunos de los requisitos son el impacto relacionado con los ecosistemas que lo rodean, el uso eficiente del agua, el ahorro de energía, los sistemas de ventilación, la reutilización de materiales, la conservación de recursos, la reducción de deshechos, el trayecto de los transportes…

Diseño: Eco Hotel Chairú Fuente: https://www.facebook.com/ChairuEcoHotelBolivia/

Adicionalmente al impacto medio ambiental positivo, ¿Existe algún tipo de beneficio para la construcción en sí misma con este tipo de certificado?
La ventaja de tener este certificado es que te da un prestigio como edificio, el código de urbanismo y obras de Santa Cruz te valora y con eso podés aspirar a varios beneficios. Que te bajen impuestos, a mayores índices de aprovechamiento, más parqueos, cambios de uso de suelo donde una vivienda se puede convertir en comercio, elevarte más arriba con más metros cuadrados para construir…

¿Es rentable pensar en construir casas y edificios ecológicos?
Claro que sí, pero a largo plazo. La primera inversión es un 25-30% más caro, pero se tiene una curva que a partir del año 7 en adelante esa inversión se pagó y todo lo demás es beneficio. El problema es aquellos que construyen para vender, que buscan abaratar todo tipo de costos y vender más caro. Otra opción es que, si la casa no se diseñó con estas características inicialmente, adaptar e implementar elementos para hacerla más “green”, sin necesidad de reconstruir ya que todos los elementos son de adosar.

Diseño: Eco Hotel Chairú
Fuente: https://www.facebook.com/ChairuEcoHotelBolivia/

¿Cuáles son los materiales más utilizados en tus obras?
Paneles solares, hormigón armado sin ningún tipo de revestimiento, ladrillo visto, piedras locales, materiales pétreos naturales como granitos y pisos locales. En mi arquitectura, casi al 90% utilizo ladrillo visto que lo fabrican aquí a 16 km en las tejerías de Cotoca. Y al utilizar elementos del sitio, también se es consciente medioambientalmente porque estás disminuyendo la huella de carbono.

Cuéntanos sobre algunos de tus proyectos diseñados y construidos bajo la premisa eco-friendly…
Son 3 proyectos principales, In Towers, Eco Hotel Chairú y GyE.
En el diseño de In Towers que todavía sigue en construcción, se usó la fachada como tributo a los metros que se perdieron de verde en piso. Es un terreno de 1100m2 y se colocó en la fachada 900m2 de vegetación en un jardín vertical, además cuenta con captaciones de agua de lluvia, tanques especializados e iluminación led de bajo consumo.
El Eco hotel Chairú también tiene captación de agua de lluvia, focos de bajo consumo y un manejo de consumo interesante. Todo es reciclado, tanto dentro de las habitaciones como en la gastronomía que tienen tanques especializados para almacenar la basura.
Por último, la empresa Gas y Electricidad tiene todo pensado desde el diseño para ser un Healthy Building. Se trata de una estructura tecnológica que parece una nave espacial que simula estar flotando. Lo que más llama la atención es su frontis que cuenta con 167 paneles solares de 1m x 2m, posicionados en toda la fachada y la cubierta, captando un 23% de energía renovable. Un edificio que además de ser ecológico es absolutamente desarmable, lo desmontas y cada pieza la podés poner en cualquier lado. Fue la cúspide de mis conocimientos, no creo que haya otro arquitecto en Bolivia que haya tenido la posibilidad de haber plasmado un proyecto con estas características.

¿Hasta qué grado crees que podrán convivir las nuevas tecnologías y la modernidad con la arquitectura tradicional?
Construir de una manera moderna te ahorra tiempo, plata y recursos. La IA es fantástica, es tecnología y uno no se puede negar a esto. Pero no se deben olvidar los elementos vernáculos que se encuentran de manera local. Eso no significa ser tradicionalista, sino consciente con lo que te permite el entorno. Además, la IA es solo un medio para acelerar y adelantar pasos, pero la solución la tiene que dar el profesional. Yo no necesito que la IA me diga cómo diseñar una casa, sino cómo gestiono yo los recursos que me da la IA en conjunto con el entorno que me rodea. Un buen arquitecto nunca va a usar la IA como resultado, la va a usar como camino.

Además de la sostenibilidad y la tecnología, ¿Qué destacas en la evolución de la arquitectura en estos últimos años?
La arquitectura multifuncional, el cambio y la mezcla de usos en las tipologías para alterar la funcionalidad de un lugar. Que un espacio que se creó para un fin particular pueda albergar otro tipo de actividades, como bibliotecas que se convierten en museos o salas de ópera en albergues para desamparados. Y esto lo permite la arquitectura contemporánea, en los años 80 y 90 era imposible, era una arquitectura rígida. En mi arquitectura trato de darle ese valor agregado para que los espacios puedan convertirse en algo más, que sean versátiles, dinámicos y permitan abrazar otras actividades que no necesariamente estaban contempladas en el diseño inicial.

¿Cuál es su visión con respecto a la arquitectura del futuro?
La arquitectura va a seguir siendo arquitectura, recintos físicos que albergan cosas adentro y las tendencias seguirán siendo solo un condimento, no es esencia. En la actualidad ya no se puede pensar en arquitectura sin tecnología. Los cambios que vienen serán a partir de la tecnología, de que todo se mueva, todo cambie y sea dinámico. Y definitivamente pienso que, en los próximos 10 años, por lo menos en nuestro entorno, habrá una mayor conciencia con los temas medioambientales, ya sea por elección, necesidad u obligación.

¿Crees que Santa Cruz podría escalar al nivel de las grandes ciudades del mundo y exportar su arquitectura?
Yo creo que sí, es más, Santa Cruz está muy evolucionada en cuestión de arquitectura, por lo menos con respecto a Latinoamérica. Ya estamos insertos en un circuito de arquitectura muy importante, tanto así que tenemos bienales internacionales de arquitectura en Santa Cruz, convirtiéndonos en un referente a nivel nacional e internacional. Si a esto le incorporamos la parte tecnológica y la bioarquitectura estamos a un empujoncito de que suceda. Los arquitectos vamos a seguir presionando para que las cosas sucedan, para hacer mayor conciencia, que el cliente esté más a la vanguardia no solamente para beneficiarse a sí mismo, si no para hacer un bien al medio ambiente.

¡Compártelo!

Ver

Lo más visto

Leer Más

Renueva tu casa en un instante con la magia del papel tapiz

Renueva tu casa en un instante con la magia del papel tapiz

Despierta tu creatividad, dales vida a las paredes y transforma tus espacios en un instante con la versatilidad sin límites

Arquitectura inmersiva: Espacios que desdibujan los límites entre el interior y exterior

Arquitectura inmersiva: Espacios que desdibujan los límites entre el interior y exterior

Un viaje a través de la arquitectura inmersiva que desdibuja los límites entre espacios interiores y exteriores en una experiencia

Tiendas Pop-up: El legado creativo de la arquitectura efímera

Tiendas Pop-up: El legado creativo de la arquitectura efímera

Sumérgete en el mundo efímero de las tiendas Pop-up y descubre cómo estas estructuras están redefiniendo el concepto de diseño